Huellas al mar

Alberto Bercedo

Primeras apariciones...

Huellas al mar...

Cuadernillo de poemas

 

Ediciones Un Café Con Literatos, permite en Noviembre del 2011 que el aprendiz de poeta tenga una pequeña incursión entre el público. El proyecto surge en colaboración con Raquel Viejobueno, quien ayuda al joven en su nueva andadura. Con los mejores propósitos, Huellas al mar se convierte en el comienzo de una nueva etápa en la vida del joven autor.

 

La presentación del cuadernillo en sociedad se realizó exactamente el día 26 de Noviembre del año 2011 en el café La Luna de Madrid. Allí estuvieron Jesús García Moreno y Raquel Viejobueno Rodriguez abriendo las puertas del nuevo mundo que se abría paso ante Bercedo. Buenos amigos y familiares dieron un cálido recibimiento al cuadernillo de poemas y fueron testigos del nerviosismo de esa primera parte...

 

Más adelante, el 13 de Febrero de 2012, se realizó una firma de autor en Rewind, una pequeña librería de Alcorcón. Olga, la dueña del negocio, fue a su vez promotora de tal evento.

No saber qué hacer, eso es lo primero que recuerdo... Nunca se me había planteado publicar algo que yo mismo hubiera escrito, pensaba que esto era una parcela de mi espacio personal compartida con unos pocos.

Tuve la oportunidad de hacer esta pequeña publicación para llegar a unas cuantas personas más, una selección de poemas que en un principio no sabía cuáles serían. Por suerte, manos amigas me señalaron el camino que debía seguir.

La editorial recibió integramente todo aquello que yo había ido escribiendo y guardando desde los once años de edad. Fue algo que me costó bastante por lo novedoso del asunto y porque claro, "había escrito de todo". Allá fueron intimidades de varios colores y plasmadas muchas veces de cualquier forma. No hay duda de que había mucho que cribar...

Tras registrar lo que había escrito hasta entonces, nos pusimos manos a la obra.

Recuerdo que busqué una persona que pudiera servirme de modelo para la portada, no quería una portada cualquiera, quería algo personal... y sí, lo conseguí.

El verano de ese mismo año, el de 2011, había tomado varias fotografías a Beatriz Lopez. Ella paseaba cerca de las espumosas aguas del Atlántico, en la playa del Corralejo de Fuerteventura. Las huellas en la arena quedaron marcadas también en mi mente. En aquel momento yo no sabía que de ahí, de una de aquellas instantáneas, surgiría el rostro de mis versos...

El archivo editado de la fotografía que seleccioné para la portada se llamaba "Huellas al mar"... En un principio, el título del cuadernillo iba a ser "Dejando huella", pero cuando la editorial me mandó la maquetación de la portada y la contraportada con el título que le puse a aquel archivo, me pareció una gran idea y así se quedó para ver la luz...

Ejemplar donado a AMMA Alcorcón, Residencia de ancianos.

Ejemplar donado a Biblioteca rumana Lucian Blaga.